Usuario:

Password:











Los disfraces son divertidos, emocionantes, originales y nos hacen siempre pasar un rato genial. Los disfraces que llevamos en las fiestas y en ocasiones especiales hacen siempre el evento más divertido, tanto por el disfraz que llevamos nosotros, como por los disfraces que llevan nuestros amigos o los disfraces que vemos al resto de la gente.

Además los disfraces por si mismos hacen las fiestas y eventos especiales por si mismos suficientemente originales como para recordarlos siempre felizmente. Es decir, muchas fiestas quedan en el olvido ya que existen muchas otras fiestas que visualmente las recordamos igual. Sin embargo los disfraces son tan visuales y tan especiales que hacen única cada ocasión: "recuerdo la fiesta de hace 6 años porque recuerdo que Juan llevava un disfraz de tigre,..." (por ejemplo).

Y no solo eso. Los disfraces tienen lo que hace falta siempre para conocer a alguien: un motivo y una muestra de simpatia. Los disfraces son sencillamente perfectos para conocer gente ya que favorecen que alguien se nos acerque a preguntar y a empezar una conversación.



Pero es un error pensar que los disfraces son todos divertidos y ridículos, de hecho eso es la manera de ver los disfraces que tienen personas totalmente ajenas al mundo de la moda, el diseño y las fiestas, personas que bien se podria decir que no disfrutan tanto de la vida como podrian con los disfraces. Se puede estar sexi con un disfraz ya que podemos ocultar partes o añadir volumen en unas zonas u otras.

Y además existen muchos disfraces que combinan distintas apariencias: sexi, ridiculo, agresivo, divertido, terrorifico, de héroe, histórico, etc. Así por ejemplo un disfraz de conejito puede ser sexi y ridiculo al mismo tiempo.

Cabe destacar también que los disfraces son siempre una excelente compra porque duran muchisimos años. Esto es porque suelen ser resistentes y además no se usan habitualmente, y además en el caso de los disfraces de terror, como los de zombie, ¡incluso cuando envejecen, se ensucian o se rompen, se siguen viendo bien!